Pese al rearme, entrega de armas de las FARC supera las entregadas por los ‘paras’

El rearme por parte de exmiembros de la guerrilla de las FARC, anunciado por “Iván Márquez” el pasado 29 de agosto, se ha convertido en uno de los temas de debate más controversiales de los últimos días, ante la premisa de algunos sectores que consideran las palabras del líder de la nueva disidencia como una prueba del fracaso del Acuerdo de Paz logrado en el gobierno de Juan Manuel Santos.

Entre los contradictores y que defienden lo mal ejecutado del acuerdo se encuentra el presidente Iván Duque, quien luego de revelarse el video en donde jefes de la organización anuncian el regreso a las armas, el Presidente calificó el desarme de las FARC como un engaño, señalando como estos no habrían entregado ni las armas ni los uniformes como se había pactado.

Sin embargo, la última columna publicada por el periodista Ariel Ávila en el diario El País de España, hace una comparativa de los resultados obtenidos entre el proceso de paz del gobierno del expresidente Álvaro Uribe Vélez con los grupos paramilitares que operaban desde los años 90’s, con el reciente Acuerdo de Paz del gobierno Santos con la guerrilla de las FARC.

Ávila realiza la comparativa entre ambos procesos partiendo de la entrega de armas entre ambas organizaciones, en la cual, la guerrilla de las FARC habría entregado aproximadamente 9.000 armas durante el proceso de desarme, cada una de ellas registrada y almacenada por Naciones Unidas; al término de la entrega de armas se tuvo un registro de 13 mil exguerrilleros -contando 3.000 excombatientes encarcelados- que participaron en el proceso de entrega de armas, dejando un promedio cerca de un arma por guerrillero.

Este proceso contrasta con los resultados obtenidos del desarme de las AUC que se dio en el periodo 2003 – 2006, en el cual se contaron un total de 31.000 desmovilizados, de los cuales se recogieron 18.000 armas, dando un promedio de apenas 0,56 armas por excombatiente, mucho menor a la conseguida en el proceso de paz con las FARC, según señala el periodista colombiano.

Para el subdirector de la fundación ‘Paz y Reconciliación’, existen varios aspectos dentro del proceso de desmovilización de los ‘paras’ que a su parecer fueron “desastrosos”, como la entrega de armas hechizas y sin registro, o el cese al fuego bilateral que no se dio sino que dejó más de 2.500 personas asesinadas.

A pesar de las fallas evidentes en aquel proceso de desmovilización, afirma que nadie protestó nada en su momento y por parte de Uribe, quien era el presidente en ese entonces, no se escuchó una sola queja sobre la posible impunidad que se estaría generando con los incumplimientos por parte de aquella estructura criminal.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?