Petro polariza la ‘Colombia Humana’ y terminará “enterrandola” según periódico costeño

El aval que el senador Gustavo Petro dio a la candidatura de Hollman Morris para la alcaldía de Bogotá, provocó que éste fuese blanco de diversas críticas, entre estas la que más parece afectar es la de quien fue su fórmula vicepresidencial en las pasadas elecciones, Ángela María Robledo, quien junto a otras integrantes de ‘Colombia Humana’ han decidido no coincidir con el apoyo de Petro a Morris; lo cual deja a simple vista una división de opiniones que debilita el que parecía ser uno de los movimientos políticos con mayor fuerza en Colombia de los últimos años.

Es sobre este tema que el periodista Horacio Brieva, del periódico barranquillero ‘El Heraldo’, opinó en su columna ‘Las fracturas de la Colombia Humana’. En esta señala las malas decisiones que Petro estaría tomando y cómo el escenario electoral para sus pretensiones presidenciales en 2022 no se ve nada prometedor.

Brevia inicia haciendo referencia a la salida de María Mercedes Maldonado de ese colectivo, luego del apoyo a la candidatura de Morris, acto que para el periodista fue una muestra de insubordinación, a lo que calificó como “un estilo de liderazgo que maltrata el respeto, el diálogo y la concertación”, dentro del movimiento que lidera el senador Petro.

El periodista hizo énfasis en la actitud del exalcalde de no dedicarse con paciencia y “espíritu de partido” a la preparación de su fuerza política, sino a tomar decisiones a última hora como en el caso de Morris. Junto a esto Brieva hizo alusión a la candidatura de Nicolás Petro por la Gobernación del Atlántico, a la que calificó como irrespetuosa luego de la afirmación de Petro sobre la falta de líderes alternativos en la región que pudieran competir contra los Char, por lo que tuvo que ser candidato.

La columna hace mención a políticos como Winston Churchill, quienes fueron exitosos políticos a pesar de sus defectos, haciendo la comparación con Petro y cómo deberá superar las prácticas dictatoriales que estropean sus relaciones con personas valiosas para hacer posible una presidencia suya, mencionando una frase muy conocida del profesor Daniel García-Peña que dice: “Un déspota de izquierda, por ser de izquierda, no deja de ser déspota”.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?