‘Petroleaks’: la columna de Coronell sobre Petro que enciende polémica en redes

En su nueva columna para este fin de semana el periodista Daniel Coronell retomó el tema político, pero esta vez mirando hacia un lado diferente del habitual.

El columnista de la revista Semana habló sobre Gustavo Petro, tomando como base las revelaciones hechas en un cable de Wikileaks del año 2008.

Coronell y Petro han tenido durante estos días largas confrontaciones argumentativas a través de redes sociales, en donde el periodista sostuvo de manera constante que la alcaldía del actual senador fue “pésima” y exhibió varias gráficas y datos que han generado toda una confrontación de diferentes sectores.

Ahora, como continuidad de este debate, el periodista decidió revelar varios datos llamativos sobre Petro que fueron en su momento conocidos por la Embajada de Estados Unidos, para finalmente hacer una comparación con el excandidato presidencial Sergio Fajardo.

La columna para Semana comienza contando que en el cable de Wikileaks se afirma que Gustavo supuestamente contó a funcionarios de la embajada estadounidense en Colombia que él “no descartaba” que dos congresistas de su partido (para ese momento el Polo Democrático) tuvieran “lazos inapropiados” con las Farc, que para el momento aún era una guerrilla.

Coronell destaca que esta afirmación fue hecha por el Senador sin ninguna prueba concreta, sino que simplemente lanzó “al aire” la sospechosa declaración contra sus propios copartidarios.

Sumado a esto explica que la Agencia Central de Inteligencia (CIA), el Departamento de Justicia, el Departamento de Defensa y el comando Sur de los Estados Unidos recibieron copia de estas palabras; también la embajada del gobierno norteamericano en Bolivia, Panamá, Perú, Brasil, Ecuador y Venezuela.

Según cuenta Daniel en la columna, dichos congresistas del Polo eran aparentemente Wilson Borja y Gloria Inés Ramírez, aunque anexa la aparición de un tercer nombre que era el de la entonces senadora liberal Piedad Córdoba.

Asimismo dice que en otro punto del cable se habla que Gustavo estaba en la orilla contraria a Borja y a Ramírez en las elecciones internas del Polo; en ese sentido, el periodista destaca que el senador concluye que si se comprueba la relación de estos dos con la guerrilla “eso dividiría al Polo”.

Todo esto lleva a Coronell a indicar que el verdadero deber de Petro en ese momento, si tenía sospechas reales sobre los congresistas, era acudir a las autoridades competentes, pero no se ve como adecuado que acudiera a la embajada estadounidense para comunicar estas sospechas.

Daniel menciona que para la época la presunta intención del político era que los funcionarios de la embajada lo vieran como la cara moderada del Polo, mientras se mostraba a Carlos Gaviria “como el vocero de la extrema izquierda”.

Por otro lado, el periodista recuerda que la temática del cable de Fajardo era que este rechazaba el antiuribismo por sostener buenas relaciones con los asesores de Álvaro Uribe, lo que a su forma de ver es solo una suma a la expresión constante de la tibieza del político, la cual es “cómoda y reprochable para un aspirante presidencial”, pero no es suficiente para señalar a Fajardo como el “caballo de Troya de Uribe”, al igual que los cables que menciona de Petro en su columna no son suficientes para concluir que este “es un chivato”. Fuente consultada: revista Semana. 

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?