Por abusar de 12 niñas, capturaron a un pastor cristiano que tenía una iglesia en Soacha

Fiscalía Jesús Antonio Díaz López

Este pastor tenía su sede principal de la iglesia cristiana en el barrio La María, en Soacha, Cundinamarca, en donde habría cometido los delitos por los que se le acusa. El capturado es el fundador de Misión de Avivamiento y Poder Fuego de Dios.

Se trata de Jesús Antonio Díaz López, un pastor que operaba con “cultos especiales para niños y adolescentes“, los que creaba para que los padres de familia que confiaban en él, le dejaran a los pequeños a su cargo, supuestamente porque les servía como “guía espiritual“.

Mientras se encontraba “predicándoles la palabra de Dios“, dirigía a las niñas al segundo piso de las instalaciones en donde tiene la iglesia, para realizar los abusos en su contra. Según testimonios de algunas de las niñas, las amenazaba para que no denunciaran lo que estaba pasando, tanto fue así, que la captura se llevó a cabo simplemente por la denuncia de cuatro de las víctimas, pero luego de conocer lo que estaba pasando, fue que ocho más aparecieron para contar sus historias en contra de este pastor. Las primeras en llevarlo ante la justicia, fueron varias menores entre los 12 y 14 años.

Entre las denunciantes, se encuentra una mujer de 22 años, la cual manifestó, según la Fiscalía, que ella había sido abusada hasta la mayoría de edad, pero no acudía ante las autoridades, por el miedo que esto le representaba.

El delito que se le imputará es el de acto abusivo con menor de 14 años en concurso homogéneo y sucesivo. Jesús Antonio “trabajaba” en este barrio desde el 2001, mientras en los últimos años ha tratado de expandir su iglesia, pero en las otras sedes no se tiene información si cometió los mismos delitos.

El juez de control de garantías le dictó medida de aseguramiento intramural, es decir, debe esperar las respectivas investigaciones en la cárcel La Modelo de Bogotá.

Informe de la Fiscalía:

“La intimidación que generaba desde el púlpito y el miedo que infundía a las niñas y adolescentes, aparentemente, impidieron que esos casos fueran reportados antes de la detención”.