“Problema entre Semana y Coronell lo que hizo fue esconder noticia sobre falsos positivos”

Esto dio a entender el escritor Antonio Caballero en su columna para Semana, donde se pronunció al igual que varios de sus homólogos sobre la salida de Daniel Coronell del mismo medio, señalando de manera similar a María Jimena Duzán los supuestos errores que tuvo la revista con la decisión, pero también destacó las equivocaciones del columnista y como toda esta situación desenfocó del tema que debía ser el centro de atención.

Caballero comienza indicando que sí fue un error la demora en la publicación de la investigación de los supuestos falsos positivos, la cual sacó primero el New York Times.

“Y una equivocación política, al tratarse de un asunto tan trascendental: la posible incitación a la repetición del horrendo episodio de los falsos positivos que manchó para siempre al gobierno de Álvaro Uribe”, menciona Caballero.

Igualmente aseguró que la credibilidad de la revista resultó notablemente disminuida con la controversia que se generó justo en un momento que no le convenía a Semana, según cuenta, por la fuerte influencia que tiene la opinión en redes sociales.

Aclarado todos los señalamientos contra el medio, Caballero se refiere a su compañero columnista, a quien señala de también haberse equivocado por escribir un texto “arrogante” para denunciar a su propia casa de publicación.

“Daniel Coronell, uno de los más sagaces y más valientes periodistas de Colombia, cometió un error al escribir un texto de denuncia contra su propia revista, y que publicó en ella, exigiéndole con arrogancia que reconociera que su tardanza en la publicación de la investigación, o su renuencia a publicarla, se debía a un sospechoso arrodillamiento ante el gobierno de Iván Duque”, dijo Antonio y añadió que las respuestas que le brindaron no le parecieron satisfactorias.

Todo esto llevó a que la discusión se desviara porque si bien la información sobre el grave escándalo de las directrices del Ejército debía ser el tema principal, la situación se tornó a una conversación sobre la libertad de prensa generada inevitablemente por el propio Coronell. Fuente consultada: revista Semana.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?