Procuraduría suspende al alcalde de Bucaramanga por su comportamiento agresivo

Una nueva salida en falso del alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández, le costó una suspensión por parte de la Procuraduría por un término de tres meses, luego de que este agrediera físicamente a un concejal de la ciudad.

Rodolfo se ha visto envuelto en varias polémicas, debido a que el mandatario parece no controlar su rabia y como muchas personas cercanas a él lo dicen, no tiene pelos en la lengua para decir la verdad.

Hace unos días en medio de una discusión, el mandatario de la capital santandereana habría agredido a Jhon Jairo Claro, hecho que quedó registrado en video y que se convirtió en tendencia en redes sociales por no ser la primera vez que Hernández reacciona de esta manera.

Meses atrás en medio de otra discusión con un veedor ciudadano por cuenta de una tala de árboles que se llevaba a cabo para el desarrollo de una obra, el alcalde empezó a gritarle a su interlocutor palabras obscenas y lo acusó de estar “amangualado con la clase politiquera de la ciudad”.

El político esta vez pidió disculpas al concejal agredido. Los hechos se presentaron luego que al parecer el cabildante le mencionara el presunto vínculo que tiene uno de sus hijos con el exdirector de la corporación ambiental CDMB, Freddy Anaya, quien está siendo investigado por varias irregularidades durante su periodo en el cargo.

Pero las explicaciones y disculpas de Rodolfo no valieron en la decisión que tomó el organismo de control, el cual decidió que el mandatario debía ser apartado de su cargo por tres meses, no solo por la bofetada que le propinó al concejal Claro, sino por los constantes episodios en los que se le ha visto perder el control y hacer uso de un lenguaje desobligante contra sus interlocutores, comportamientos que, según el procurador Fernando Carrillo, han vulnerado los derechos al buen nombre y la dignidad de varias personas.

“Uno no puede enlodar el ejercicio de función pública agrediendo a los ciudadanos. Está abierta la investigación, y tengan la certeza que acudiré a todas las herramientas que me da la ley para tomar las medidas cautelares del caso porque desde el punto de vista disciplinario esto configura la conducta más grave que puede consagrar una legislación disciplinaria”, afirmó el procurador.

Por su parte, el alcalde de los bumangueses ha hecho pública su decisión de buscar la ayuda de un profesional para controlar las reacciones impulsivas que hoy lo tienen apartado del cargo. Fuente consultada: BluRadio.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.