Propuesta de Zuluaga sobre sustitución de cultivos destapa división entre bases uribistas

Ya lo advirtió Federico González en su columna “El sepulturero del uribismo”: el Centro Democrático se está desmoronando por dentro y por fuera y la unidad de partido que tenía antes se está perdiendo en los lejanos días de gloria de Álvaro Uribe Vélez.

Una de las características por las cuales el Centro Democrático se distinguía de las demás corrientes políticas era la unanimidad de todos sus partidarios frente a situaciones coyunturales a nivel político y social. La legalización de sustancias psicøactivas, la eutąnasia, el abørto, la unión entre parejas del mismo sexø y la paz desde la concepción de los Acuerdos de La Habana son temas frente a los cuales el uribismo respondió siempre con un sonoro no.

Y un plan con el que se busca sustituir los cultivos de cøca con cannąbis parece ser otro motivo de disputa en el Centro Democrático. La propuesta es del precandidato presidencial Óscar Iván Zuluaga, quien por medio de un video argumentó que “no podemos sacar el país adelante con las ideas de siempre”. Allí, Zuluaga expone que ejecutando dicho plan el narcøtráficø y la delincuencia perderían posibilidades de acción y que la economía nacional podría crecer, pues en el mercado internacional hay gran demanda de cannąbis para uso medicinal.

“Pensando diferente desarticulamos a las mąfias y metemos millones de dólares legales al bolsillo de los colombianos”, concluyó el precandidato.

Pero ese pensar diferente no ha sido tomado con entusiasmo por las denominadas “bases del Centro Democrático”, que parecen estar mejor representadas por los postulados de María Fernanda Cabal, quien no ha renunciado a sus aspiraciones presidenciales y siempre ha mantenido una postura radical en todo lo concerniente al cannąbis, pues su tendencia es a fumigar con glifosato y a prohibir el consumo de cualquier sustancia mientras se tramita la legalización del porte de ąrmas para defensa personal.

No solo parlamentarios, diputados o concejales del uribismo han entrado a reñir entre sí. Destacados seguidores y militantes del Centro Democrático dicen no estar dispuestos a aceptar una candidatura “a dedo” de Zuluaga, mientras ellos ven cómo se resquebrajan los valores del uribismo.

La propuesta de Zuluaga fue indagada por RCN Radio, cadena que entrevistó al exministro para ahondar en sus postulados referentes al cannabis medicinal y la sustitución de cultivos ilícitos.

Allí, Zuluaga dijo que el cannabis medicinal es una industria que, cuando menos, produce unos 50.000 millones de dólares. El aspirante presidencial ve en ese mercado una posibilidad de crecimiento económica e inversión extranjera para Colombia. Con esto, Zuluaga pretende que el cannabis ya no sea más criminalizado sino aprovechado con intereses de exportación.

“No podemos quedarnos en un estado con patrones pasados. Hay que cambiar la mentalidad porque nuestras posibilidades son muy grandes. Podemos enfrentar la sustitución de cultivos ilícitos con cannabis medicinal”, dijo durante la entrevista.

Los que no compararon a Zuluaga con Santos o con otros líderes progresistas lo pusieron al nivel de un seguidor promedio de George Soros.

Otros, desde luego, se lo tomaron con humor:

Pero los reclamos, las fricciones, los roces, los desencuentros y las posturas radicales no se hicieron esperar.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Twitter
Noticias por e-mail

Ingrese su dirección de correo electrónico para suscribirse al portal y recibir notificaciones de nuevas publicaciones en su bandeja de entrada.