“Que pesadilla pensar todos los días en Petro”: Fajardo confiesa que ya está en campaña

El excandidato presidencial Sergio Fajardo, quien desde hace tiempo atrás ha estado diciendo que tiene intenciones de participar en las elecciones presidenciales del 2022, confesó a el diario El Tiempo que desde ya está en campaña para estos fines electorales. Entre otros temas se refirió al rumbo del actual gobierno y al senador Gustavo Petro.

“El resto de mi tiempo está dedicado a nuestro movimiento, Compromiso Ciudadano. A trabajar desde ahora para nuestro proyecto 2022, para la Presidencia en 2022, y en el fortalecimiento de Compromiso Ciudadano”, confirmó Fajardo, agregando que se fue a vivir a Bogotá, precisamente porque está en campaña y acompañando a varias personas en estos aspectos.

Al momento en que fue consultado por la necesidad de que Claudia López reciba apoyo de la Colombia Humana, aseguró que ese no es su problema, pues él nada tiene que ver con el movimiento de Gustavo Petro. “Yo estoy con Claudia López y lo he explicado de manera profusa diciendo las condiciones de ella”.

Además, aseveró un comentario sobre Gustavo Petro, dando a entender que no quiere que lo estén vinculando con él de forma constante.

“¿Usted se imagina que yo me acostara todos los días pensando en Petro? pues qué pesadilla. Yo duermo tranquilo”, comentó Fajardo, “yo no gasto el tiempo interpretando a Petro, ni cómo amaneció hoy, ni qué va a decir. Me ha dicho de todo, me ha dicho narcotraficante, paramilitar, corrupto, responsable de Hidroituango. No sé qué más falta en Colombia para que el señor Petro me asigne a mí la responsabilidad de lo que ocurrió, no tengo idea qué más falta en este país para que el señor diga que yo soy el responsable”, agregó.

Sobre el gobierno de Iván Duque, aseguró que este va sin rumbo, haciendo un llamado de atención porque se ha descuidado el tema de la educación, recordando todos los paros que han sucedido, lo cual se refleja en varios sectores más a lo largo del país. “No tenemos un rumbo claro hacia dónde nos estamos dirigiendo. No hay derrotero para seguir, y eso significa que estamos en un marasmo y una incertidumbre.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?