Registraduría no recolectará huella y firma de votantes en elecciones, a pesar de orden del CNE

El Registrador Nacional, Juan Carlos Galindo, durante una entrevista hecha por el diario El Espectador, anunció que para las próximas elecciones regionales que se realizarán en el mes de octubre, no se implementarán los requisitos de recolección de firma y huella de cada votante, a pesar de la resolución emitida por la Comisión Nacional Electoral (CNE) en mayo de este año.

La idea de la CNE, era implementar dos casillas adicionales en los tarjetones E-11 para la firma y huella, que permitiría un mayor control en los votantes al momento de acudir a las urnas; haciendo más riguroso el proceso, que se limita a pedirle la cédula al ciudadano y evitar de esta manera, fenómenos como la suplantación de voto y otros tipos de fraude electoral.

“Simplemente ha habido unas diferencias de criterios que en su momento manifestamos. No obstante, el Consejo Electoral insistió en que debía incorporarse la huella y la firma en el formulario de registro de votantes”, expresó el Registrador.

Los conflictos entre ambos organismos por la aplicación de estas normas radica en los costos que conlleva estas modificación, pues según lo manifestado por el Registrador, el Ministerio de Hacienda no habría autorizado el desembolso de los dineros necesarios para realizar los cambios en los tarjetones para las elecciones de octubre. “Nosotros costeamos esa medida que valía de 102.000 millones de pesos; se los pedimos al Ministerio de Hacienda y el Gobierno nos respondió que no había recursos para implementar esa medida”, aclaró.

El Registrador explicó que además de los problemas presupuestales, existen mayores complicaciones en este tipo de mecanismo, ya que solo en la toma de muestras existirían problemas, ya que serían realizadas por los jurados quienes no poseen la preparación adecuada en este tipo de procedimientos, lo que haría muy posible que varias de las firmas se perdieran; además, de la cantidad requerida de dactiloscópicos, insuficientes con respecto a los que cuenta la Registraduría.

Para Galindo, es mejor la implementación de biometría, como lectores de huellas digitales, lo que la Registraduría espera implementar en mayor medida, señalando que en 2018 se utilizaron unas 8.000 estaciones en aquellas elecciones, mientras que para estas, se esperan aproximadamente 14.500 unidades.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?