Revelan fotos de celda de la ‘Madame’: tiene tienda de chucherías y hasta flores

Gracias a la revelación hecha por el diario El Espectador, se conoció con detalles como es la cárcel y la celda donde se recluyó a Liliana del Carmen Campos Puello, mejor conocida como ‘La Madame’, acusada por sus actividades como proxeneta.

Sumado a lo anterior, se conoció el trato que le han dado a la mujer las demás reclusas que ya se encontraban en el establecimiento carcelario.

La cárcel asignada a la aparente delincuente, es la de San Diego en Cartagena, en donde se le asignó como espacio de reclusión la celda número 1, la cual es conocida por ser una de las zonas “más tranquilas” de la institución.

‘La Madame’ tiene que compartir medida intramural con sólo 130 mujeres más que se encuentran procesadas por variedad delictual, pero que son ubicadas en esta cárcel de manera estratégica, según explicó El Espectador, y específicamente tiene como compañera de habitación a una mujer identificada como Paola Maldonado, quien fue condenada por pornografía y también proxenetismo.

Las celdas resultan ser notablemente cómodas, pues inclusive tienen espacio para ubicar muebles, como en el caso de ‘La Madame’ que tiene a la mano una mesita que le dieron sus amigas. En adición a esto, tiene acceso a pinturas y cuadros como puede verse en las fotografías difundidas; igualmente comodidades como mecato, peluches y un espacio para acomodar sus pertenencias encima de su camarote.

Las reclusas difunden un ambiente de respeto, en el que tal como explican, sin importar la trascendencia mediática que haya tenido la nueva reclusa o los actos que haya cometido, siempre las reciben con dignidad y eliminan la costumbre de llamarse por los alias con que muchas veces son reconocidas en sus actos criminales.

Las rutinas de las reclusas, al igual que ‘La Madame’, mantienen actividades como mirar televisión, decorar celdas, hacerse arreglos de belleza entre todas ellas, trabajar, leer, hacer manualidades, negociar pertenencias y sostienen una armonía en la que rara vez hay enfrentamientos, según muestra El Espectador.

Acá puede ver en la portada del diario la foto de la celda donde se encuentra la delincuente.

Fuente: Kiosko.net

Inclusive cuentan con una biblioteca a la que tienen acceso libre para pasar sus horas de reclusión. A pesar de todo esto, según cuenta el diario, Puello mantiene una intranquilidad entre sus rutinarias miradas al noticiero del medio día y preocupada por la situación en la que están sus hijos, quienes han sufrido de bullying por el proceso contra ella.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.