Samper dedica columna a defender a Coronell: le respondieron con un “acto de censura”

Uno de los periodistas más reconocidos de Semana, Daniel Samper Ospina, quien siempre se ha caracterizado por su tono satírico y jocoso en sus escritos, en esta ocasión dedicó su columna a la salida de su compañero Daniel Coronell de la revista.

Samper comienza recordando que la gran mayoría de columnas que ha publicado son dedicadas casi siempre a mostrar la realidad del país con un tinte de humor, algo que para esta ocasión tuvo que abandonar para mostrar su “solidaridad con Coronell”.

En ese sentido indica que la salida del columnista le generó una “tristeza reflexiva”, que lo lleva a exponer la importancia de la libertad de expresión como garantía que se debe salvaguardar y defender para ejercer el periodismo.

Ospina dice que durante años ha gozado de esa libertad en sus diferentes facetas periodísticas y ha sido defendido por la misma revista Semana en momentos que ha tenido que sortear desde señalamientos hasta demandas y demás, lo cual finalmente le da criterio para cuestionar la salida de Coronell y calificarla directamente como equivocada.

“Encuentro profundamente equivocado el hecho de haberlo expulsado (a Coronell) de estas paginas y la manera en que se dio la conversación que acabó prescindiendo de los servicios de su pluma extraordinaria”, expresa Samper en su columna.

Seguidamente critica de forma reiterada el despido de Coronell, recordando que Semana siempre ha sido defensor de esa propia libertad de expresión.

“El jefe de un periodista no es el dueño del medio para el que trabaja, sino sus lectores; el patrimonio real de una empresa editorial no son sus bienes y utilidades, sino su independencia y su credibilidad. Y después de este incidente, ese patrimonio ha quedado abollado”, dice el periodista

Sin embargo, Daniel sienta su voz de protesta asegurando que las opiniones expresadas por un columnista son su propio problema, no del medio ni sus directivos y dueños, por lo que reitera como una equivocación haber reaccionado a lo sucedido con un “gesto de censura” contra Coronell.

En el escrito el columnista manifiesta que el carácter democrático de la opinión es que esta sea confrontada, más no silenciada; además, esta situación resultó desviando la atención de lo importante, que era el tema de los falsos positivos. Fuente consultada: revista Semana.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?