Se revelan más contratos entregados por el gobierno Duque a miembros de ‘la bodeguita uribista’

El escándalo mediático que ha desatado la expuesta red de influenciadores en redes sociales a favor del uribismo, la cual estaría adelantando estrategias de desprestigio contra medios de comunicación, periodistas y políticos de oposición, sigue revelando importante información que compromete el actuar del gobierno del presidente Iván Duque.

Así lo dejó ver la reciente columna publicada por el periodista Yohir Akerman, quien siguió indagando respecto al tema de la ya famosa ‘bodeguita uribista’, en la que saca a la luz distintas irregularidades en jugosos contratos entregados por el Estado a varios miembros del grupo de Whatsapp en el que se planearía todo el actuar de redes.

El primero en ser mencionado por Akerman fue Hernán Darío Cadavid Márquez, actual asesor de la UTL del expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez y quien también trabajó como asesor en Departamento Administrativo de la Presidencia. Según lo comentado por el columnista, Cadavid Márquez se habría ganado el respeto del uribismo por haber demandado la investidura de Claudia Lopez meses atrás.

“Cadavid Márquez junto a Stephanie Carrillo, otra miembro del equipo asesor del expresidente y senador Uribe Vélez, aclararon que ellos no habían sido ni convocantes ni organizadores de grupos de WhatsApp, pero la evidencia presentada demuestra que sí fueron parte de la campaña negra”, advierte el texto.

Otro de los mencionados en la columna de Akerman fue Andrés Felipe Arcos Rentería, exmiembro del Centro Democrático y quien fue empleado del actual gobierno en años anteriores, llegando a ser contratista del Ministerio del Interior y llegar a desempeñarse en entidades como la Dirección de Asuntos para Comunidades Negras, afrocolombianas, Raizales y Palenqueras en 2018.

“El 20 de diciembre de 2019, siendo contratista, el Ministerio tuvo que sacar un comunicado rechazando una serie de trinos del señor Arcos que incitaban a la violencia contra los manifestantes. Pero cayó parado ya que ahora se presenta como asesor de la senadora María Fernanda Cabal, a quien el señor visita frecuentemente en el Congreso”, afirmó Akerman.

La columna cierra mencionando a la polémica influencer uribista Natalia Bedoya Rendón, quien curiosamente estuvo como invitada de Vicky Dávila para hablar sobre la ‘Bodeguita’, la cual defendió a pesar de afirmar que no hacía parte de esta. Según lo comentado por Ackerman, Bedoya no solo hace parte del polémico grupo de Whatsapp, sino que al momento de abrirse esta estaba contratada por el Estado.

Al parecer, el contrato de la abogada estaría en tela de juicio puesto que, al momento de ejecutarse, esta se encontraba de vacaciones en la feria de Cali, además del hecho que el monto estipulado en el supuesto contrato sería de aproximadamente 75 millones de pesos.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?