Según Macías su “jugadita” fue para ayudar a la oposición

Pese a las fuertes críticas que ha recibido el Senador del Centro Democrático Ernesto Macías por el presunto sabotaje que tenía preparado en contra del discurso de la oposición, este asegura que la ya viral frase “ultima jugadita” fue sacada de contexto, y que por el contrario a las especulaciones de los miembros de la oposición y gran parte de la ciudadanía, este buscaba era supuestamente favorecerlos.

Así lo dio a entender durante entrevista para Blu Radio en donde habló sobre la polémica desatada por su frase y aseguró encontrarse sorprendido con la reacción de la gente, pues su intención está alejada de lo que se le acusa según él, asegurando que su intención era que la oposición tuviera la posibilidad hacer su intervención, pese a no haber radicado la petición para lo pertinente con las 48 horas de anticipación exigidas por la norma.

El Senador contó como el mismo senador Jorge Enrique Robledo, quien fue el encargado de dar el discurso de las bancadas alternativas, le preguntó cómo podían hacer para evitar cualquier complicación, y que por medio de una “jugadita” le propuso que presenten una proposición para modificar del orden del día, y de ahí nació toda la polémica.

“De manera que allí está claramente demostrado que, al contrario de pretender yo sabotear que interviniera la oposición, facilité que se hiciera” añadió el senador Macías durante la entrevista.

Además de dar su explicación por la frase, habló sobre otra de las situaciones de las que se le acusa, y es la de supuestamente evitar que el Presidente de la República escuchara el debate de la oposición, respondiendo que el presidente Duque no tiene la obligación de escuchar ningún discurso, y que incluso el suyo tampoco lo pudo escuchar a pesar que él quería.

El Senador dijo que el revuelo dado por sus palabras fue solo un “suceso mediático y de bullying”; aunque aceptó que tal vez no eran las palabras adecuadas a pesar de haberlas dicho en una conversación privada, asegurando que ese fue el motivo para que su trino en donde dijo haberse equivocado pero no haber cometido ningún delito haya sido tan polémico.

A pesar de estas nuevas declaraciones, y que según el mismo Macías no haya existido ninguna mala intención contra los partidos de oposición, la Procuraduría abrió un proceso disciplinario por su caso, donde determinará si existió o no algún tipo de conducta sancionable.

Le puede interesar: Procuraduría inicia proceso disciplinario contra Macías por su “jugadita” sobre la oposición.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?