Semana dice que militares activos y sicarios se turnaban para seguir a sus periodistas

Según reveló la Revista Semana, en el 2019 el semanario se vio cercado por amenazas, espionaje y seguimientos ilegales a raíz de la publicación de reportajes e informes que lograron afectar la imagen del Ejército Nacional y su cúpula militar. Una fuente, la cual no ha sido revelada, confirmó que presuntamente existió vigilancia contra miembros de la dirección y redacción de Semana fue coordinada por “matones de la oficina de San Victorino” de la mano de un coronel retirado por tener vínculos con paramilitares y narcos.

“Durante el primer semestre de ese año hubo sufragios, amenazas directas, entre otras intimidaciones, como respuesta a las denuncias que terminaron con la destitución, procesamiento penal y disciplinario, y encarcelamiento de varios altos oficiales, entre ellos generales”, afirmó Semana, quizá haciendo alusión al caso del general Adelmo Fajardo, segundo al mando del Ejército en aquel entonces, quien fue destituido en junio de 2019 por corrupción.

Vale la pena recordar que en el mes de mayo del mismo año la revista se vio afectada por un duro golpe cuando el fundador de Semana, Felipe López, canceló la columna de Daniel Coronell luego de el periodista cuestionara la revista y su criterio editorial por ‘engavetar’ un reportaje sobre los falsos positivos y el regreso de la doctrina militar que los promovía, el cual se dio a conocer por el The New York Times, lo cual provocó un revuelo a nivel internacional.

Tras este escándalo la situación se suavizó con el regreso de Coronell a la revista, no obstante, la tensión siguió presente en el medio por los hechos que dieron origen a toda la polémica.

Explican además que a pesar de lo intimidante de la situación, se decidió no revelar al momento las amenazas para no afectar así la investigación y proteger las fuentes que estaban brindando la información pertinentes sobre las actividades ilegales que se desarrollaron en el ejército.

Entre otros puntos expuestos por Semana, aseguran que existió intervención en los celulares de empleados usando tecnología avanzada y vigilancia a los reporteros; incluso se reportó un intento de introducir un ‘malware’ (archivo malicioso) en los computadores del medio para sustraer información.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?