Senadora uribista vuelve a hablar del ‘muro contra la corrupción’, aunque tiene familiares corruptos

La propuesta liderada por la senadora del Centro Democrático María del Rosario Guerra, quien junto a demás miembros de su partido incluido el expresidente Álvaro Uribe, fue radicada como proyecto de ley que tendría por objetivo exponer ante la opinión pública a corruptos y deshonestos.

Este nuevo proyecto anticorrupción que consta de 12 artículos busca el fortalecimiento de los mecanismos que prevén y sancionan las conductas corruptas en funcionarios públicos, además de atacar desde varios puntos la crisis de corrupción dentro de las instituciones. Entre las propuestas planteadas se encuentra el acabar con la figura de la casa por cárcel para corruptos e impedir que las personas condenadas por este tipo de delitos puedan ejercer trabajos de docentes en colegios y universidades.

Uno de los puntos más llamativos propuestos por Guerra es el de los castigos denominados como “muros de la infamia” o “muros de la corrupción” en donde se expondría al escarnio público a los condenados por corrupción, además de que estos mismos cumplan con un trabajo social “en actividades con visibilidad pública, portando prendas de vestir distintivas de la resocialización”, explicó la senadora al diario El Espectador.

La senadora ha manifestado su interés en que las personas puedan informarse desde páginas web sobre quienes han sido condenados o relacionados con escándalos políticos, pues para ella “la memoria es muy frágil y la corrupción toca condenarla venga de donde venga: de familiares, de copartidarios o de cualquier ciudadano”.

Con esta sería la tercera vez que dicho proyecto se presenta en el congreso de la república, por lo que la senadora buscaría fortalecer su propuesta con los proyectos anticorrupción del gobierno nacional. Esta iniciativa no ha caído bien en algunos sectores de la sociedad, pues recuerdan los vínculos de familiares y personas cercanas a la uribista en escándalos de corrupción.

Entre ellos el periodista Yohis Akerman le recordó a la senadora que su hermano Joselito Guerra de la Espriella fue condenado por enriquecimiento ilícito a 90 meses de prisión mientras su otro hermano Antonio Guerra de la Espriella está acusados de presuntamente tener vínculos cercanos con el paramilitarismo y de beneficiarse del aparato militar de este grupo ilegal.

Otro mencionado por el columnista es Julio César Guerra Tulena, tío de la Senadora, exgobernador de Sucre que tiene en su contra un fallo por la desaparición de 2.398 millones de pesos destinados como recursos para la salud. También uno de sus primos, Miguel Alfonso de la Espriella Burgos quien tiene una condena por constreñimiento al votante y concierto para delinquir dentro de escándalos por parapolítica.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?