Tal como lo denunció, el senador Roy Barreras estaría entre los interceptados por Ejército

El reciente trabajo investigativo publicado por Semana, en el cual se denuncia cómo inteligencia militar habría estado interceptando a distintos personajes relevantes de la vida política nacional, ha causado revuelo e indignación por la gravedad de las denuncias, las cuales habrían afectado desde periodistas hasta magistrados de la Corte Suprema, dejando en entredicho la democracia en el país.

Entre los detalles más llamativos de la extensa investigación, se reveló como uno de los afectados por las interceptaciones ilegales sería el senador Roy Barreras, quien desde hace varios meses denunció que lo estarían interceptando; denuncia que no tuvo gran visibilidad pero que cobra relevancia con la información compartida por Semana.

Al parecer, y según el testimonio de un suboficial que hacía parte de los grupos encargados de dichas interceptaciones, varios organismos de inteligencia que fueron divididos en grupos se habrían encargado de distintos objetivos a seguir. El uniformado comentó que a este le tocó el grupo encargado del seguimiento a Magistrados de la Corte Suprema, mientras otros investigaban la información de políticos, donde el nombre de Roy Barreras salió a relucir.

Complementario a esto, otro uniformado que fue entrevistado por Semana relató que entre los encargados de las investigaciones no solo estuvo involucrada la gente del batallón de ciberinteligencia (Bacim), sino además miembros del batallón de inteligencia militar (Baime), grupos 1 y 4. Este último encargado directamente de las interceptaciones a Barreras.

El militar explicó cómo los encargados de las ‘chuzadas’ verificaban datos obtenidos de su teléfono celular, correos electrónicos y demás. La interceptación además contó con un proceso de contrainteligencia para eliminar cualquier indicio que pudiera levantar sospechas sobre algún tipo de interceptación por parte de este grupo, esto debido a la denuncia pública del senador Barreras, días posteriores a denunciar el caso los bombardeos en San Vicente del Caguán por parte del Ejército Nacional.

“Los mandos decidieron que el sospechoso obvio estaría en otras agencias nacionales que cuentan con capacidades similares o en la misma cúpula de la DNI (Dirección Nacional de Inteligencia)”, comentó el suboficial respecto al proceso de encubrimiento hecho por el grupo de inteligencia en el que participó.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?