Tras acusaciones por chuzadas reviven antecedente del uribista Rafael Nieto Loaiza

A pesar de que Nieto Loaiza negó ser la persona que recibía la información obtenida por el Ejército Nacional con interceptaciones ilegales a políticos, magistrados, generales y periodistas, el periodista Yohir Akerman, en su más reciente columna para El Espectador, trajo a colación un archivo del DAS donde se involucra al político uribista con “Una operación de inteligencia y propaganda negra para crear un colectivo falso de abogados que tenía la misión de infiltrar y suplantar a organizaciones defensoras de Derechos Humanos”.

Según rememoró Akerman, el documento fue hallado durante un allanamiento adelantado por la Fiscalía a la sede del DAS en el 2009. El ente investigador buscaba material probatorio sobre el sonado ‘G3’, desde donde se llevaron a cabo los espionajes ilegales contra opositores del en ese entonces gobierno de Uribe Vélez por medio de una ONG falsa en Costa Rica para realizar sus fines.

“Según la evidencia documental, la financiación de esa ONG falsa vendría de ‘colombianos en el exterior y recursos propios del DAS’ y sus representantes serían miembros de la Dirección General de Inteligencia de ese organismo. En el cuaderno 126, folio 179, del expediente de la Fiscalía Delegada 11 ante la Corte Suprema de Justicia, se describe que el núcleo de apoyo directo para el trabajo de este colectivo serían los señores ‘José Miguel Narváez y Rafael Nieto Loaiza’” explicó el periodista en su columna.

Esto llevó a que Akerman atara un cabo relacionado con las actuales chuzadas adelantadas por el Ejército Nacional; este sería Narváez, exsubdirector del DAS, quien fue señalado de ser partícipe de las chuzadas efectuadas en el año en el 2009. Coincidencialmente, Narváez está pagando una condena por el asesinato de Jaime Garzón en el batallón de Facatativá, lugar que Semana resaltó como una sede donde se realizaron las más recientes interceptaciones.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?