Una posible reforma tributaria fue planteada por Carrasquilla en plena crisis de la salud

Desde que se tiene noción de las graves consecuencias que puede traer -y que está trayendo- el coronavirus a la economía nacional, el ministro Alberto Carrasquilla ha estado bastante activo. Justamente su rol dentro de esta situación lo ha llevado a volverse centro de discusión a nivel nacional nuevamente por la idea de una nueva reforma tributaria.

Esto es justamente lo que planteó en su más reciente entrevista para el diario El Espectador, en donde advirtió cómo la economía tendrá un drástico atraso financiero debido a todo el gasto que involucra la atención de la crisis en la salud. Según Carrasquilla, todo este cambio en la utilización de fondos en el país, no permitirá que exista el crecimiento del 3,7% como se proyectaba para este año.

El Ministro calcula que ahora el crecimiento económico del país estaría oscilando entre el 1,5% y el 2%, lo que planteado en números reales, podría significar una reducción de 10 billones de pesos en el recaudo de impuestos a nivel nacional. El Jefe de Cartera insistió nuevamente en que este será uno de los peores años para el sector económico del país y que los esfuerzos deberán enfocarse en la recuperación de esos 10 billones de pesos, teniendo como posibilidad para esto una reforma tributaria.

“Este será uno de los peores años, si no el peor, de nuestra historia económica. Cada día de encerramiento forzoso nos cuesta más de 2 billones de pesos a los colombianos, según un excelente estudio reciente de Fedesarrollo”, explicó Carrasquilla.

Es este motivo el que lo lleva a hablar de una nueva reforma tributaria, destacando que los esfuerzos del Gobierno están enfocados en el combate de la pandemia, sin perder a su vez las miras en que la economía no tenga una caída total, y tenga oportunidad de mantener un balance que permita su funcionamiento a mediano y largo plazo.

A pesar de esto, el Ministro destacó que poco o nada es lo que puede hacer desde su posición en este momento para evitar la inminente crisis, pero destaca que el dinero de los colombianos está bien cuidado gracias a que “la falta de apetito de riesgo la tiene que suplir el Gobierno, no los ahorradores”.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?