“Vamos directo a un despeñadero por la arrogancia del subpresidente Iván Duque”

En una columna para El Espectador titulada “País invivible”, el abogado Ramiro Bejarano se refirió a las acciones que ha realizado el fiscal general, Néstor Humberto Martínez, con el ánimo de que se objete la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz y la “evidente complicidad del Gobierno con esta pretensión”, lo cual para él es un reflejo de la clase de Nación que somos.

“Vamos directo a un despeñadero por la arrogancia y la intolerancia del subpresidente Iván Duque, pero también por las peligrosas audacias de Néstor Humberto Martínez”, inicia comentando el jurista.

Bejarano pone en duda lo que pueda suceder con la JEP, ya que la intención de Martínez para que esta sea dirigida a “un punto insostenible y posteriormente a su eliminación”, parece ser el camino adecuado para Duque gracias a la voluntad de “su patrón, ‘el presidente eterno’”, indica en el escrito.

“No me extrañaría que lo hiciera, porque el uribismo no le está apostando a la paz sino a la guerra, que es lo único que le sirve, así no hayan ganado ni una sola batalla”, dice el abogado en su columna.

Por otro lado el columnista recuerda que hay otros problemas sumados a la posición del Fiscal y el Presidente, refiriéndose al “canciller-candidato” Carlos Holmes Trujillo, quien intentó hacer que la Corte Constitucional negara la invitación a las delegaciones de palestina a las audiencias relacionadas con el TLC con Israel, pues las considera “intromisión de la justicia en las relaciones internacionales”.

Ramiro comenta que la verdadera intromisión es la que el Canciller intenta hacer en la administración judicial.

Otro de los puntos tratados por el abogado son las supuestas contradicciones entre la Ministra de Justicia y el Ministro de Defensa, los cuales tomaron posiciones diferentes frente a las recientes polémicas por las multas impuestas a personas que venden informalmente y a compradores de los mismos.

Toda esta situación para Bejarano significa un “período de desinstitucionalización” para el país, donde las acciones de los altos cargos del Gobierno y los actos de “soberbia” de Iván Duque, están guiando el país por un sendero “invivible”.

Finalmente habla sobre el reprochado nombramiento de Darío Acevedo en el Centro Nacional de Memoria Histórica, “un patán troglodita que llega allí para reescribir la historia al amaño de este régimen fascista, como en las más oprobiosas dictaduras”, y la posibilidad que existe de limitar la cátedra por ideas del uribismo. Fuente consultada: ElEspectador.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?