Vanessa de la Torre sale tumbada en un restaurante y la vuelven viral en redes sociales

La reconocida presentadora de noticias Vanessa de la Torre, que recientemente protagonizó una jocosa escena al salir almorzando en una coca en plena emisión del medio día, ahora decidió dejar el tradicional método que la convirtió en viral en redes sociales y visitó un restaurante en Bogotá, pero se arrepintió de tal decisión pues salió tumbada, según cuenta.

De la Torre denunció a través de sus redes sociales que tuvo una contrariedad con un mesero en un restaurante, en razón a la poca claridad con los precios del vino que se tomó, sobre el cual señala nunca le informaron de manera adecuada el monto que debía pagar.

La situación que ella misma calificó como un “abuso”, tuvo lugar en el restaurante Black Bear, donde según comenta, se dispuso a tomar una simple copa de vino que tenía un precio de $38.000, pero al momento de probarla, notó que estaba “picado” o que su sabor no era el adecuado para un vino, por lo que pidió que se lo cambiaran.

El problema se presentó fue al momento del cambio de la copa, ya que al parecer el mesero sin comentarle o informarle, le sirvió un vino diferente que tenía un costo de $75.000, casi el doble del precio inicial, lo que causó inmediata indignación y molestia a la comunicadora.

Ante la molesta situación que le sucdió a la presentadora, el periodista y youtuber Daniel Samper Ospina decidió hacer eco de la situación para lograr una queja masiva, por lo que comenzaron a divulgar el hashtag #DescarosDeRestaurantesDeModa, logrando volverse viral en Twitter y con el que se conocieron de muchos más abusos.

Unida a la tendencia generada por ella misma, Vanessa de la Torre anunció su arrepentimiento diciendo que de ahora en adelante va a tener que continuar con su famosa coca para comida y ahora implementará una nueva para llevar vino.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

2 Replies to “Vanessa de la Torre sale tumbada en un restaurante y la vuelven viral en redes sociales”

  • Pablo says:

    Quien nunca haya sido atracado y quiera saber que se siente, le recomiendo que visite un restaurante en el aeropuerto el dorado de Bogotá. En especial los que quedan en el tercer piso. eso si les advierto que si no llevan miles de pesos corren el riesgo de quedarse sin para el taxi en su lugar de destino. Un simple ejemplo de los precios lo tiene un tamal, que en cualesquiera panadería de barrio cuesta $3.000, allí le cobran sin sonrojarse $28.000, un par de huevos fritos $16.000 un chocolate $12.000 etc.

  • ricardo ceballos says:

    A no y se esta poniendo de moda el cobro de la propina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.