Víctimas le ganaron a general del Ejército: Corte protegió mural de ‘Quién dio la orden’

Marcos Evangelista Pinto, general del Ejército y quien pidió a la baja del mismo a mediados de esta año, perdió una tutela en la que solicitaba se protegiera su derecho a la honra y el buen nombre, pues es uno de los protagonistas del mural ‘¿Quién dio la orden?’ con el que familiares de las víctimas de ejecuciones extrajudiciales por parte de las Fuerzas Armadas (falsos positivos) piden que se haga justicia.

En el mural aparecen otros altos mandos militares como Nicacio de Jesús Martínez, Juan Carlos Barrera, Mario Montoya Uribe, González Peña, Fabricio Cabrera, Publio Hernán Mejía, Paulino Coronado Gámez, José Joaquín Cortés, Adolfo León Hernández, Henry Torres Escalante, Miguel Davis Bastidas, Juan Pablo Rodríguez, Diego Tamayo y Marcos Pinto, a quien, en el mural, se le atribuyen 45 casos de falsos positivos.

Los familiares de la víctimas de estos crímenes de Estado (que según la JEP ascienden a 6.402) están representados por el Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice). Vía Tutela, Pinto pidió que Movice se retractara de las mencionadas declaraciones dado que “la información difundida no es veraz”. Pidió que la rectificación “conlleve para Movice, en el entendimiento de su equivocación, negligencia, error, tergiversación o falsedad, solicite a las organizaciones a quienes etiquetó y a las personas que replicaron dicha imagen que sea retirada y repliquen la retractación de la misma”.

Y al principio Pinto parecía ir ganando la batalla, pues dos despachos judiciales le dieron la razón. El Juzgado 13 Civil de Bogotá tuteló los derechos del militar con el argumento de que las pesquisas de la Fiscalía General de la Nación y la JEP no han concluido, por lo que no se puede establecer la culpabilidad de Pinto en los hechos de los que se le acusa.

La reacción de la Corte Constitucional es inversamente proporcional a lo expuesto anteriormente:

“Llama la atención de la Sala la afirmación realizada por el juez de segunda instancia según la cual este tipo de asuntos no pueden ser ventilados o siquiera mencionados por ninguna persona hasta que no haya una condena dictada por una autoridad judicial. Sobre este aspecto resulta pertinente reiterar que, como se indicó en líneas anteriores, los ciudadanos tienen el derecho de denunciar de manera pública hechos y actuaciones que consideren irregulares y que sean atribuibles a servidores públicos”.

Por tal motivo, la Sala de Instrucción del alto tribunal determinó que el mural de ‘¿Quién dio la orden?’ se enmarca dentro de un discurso protegido, pues aborda una temática de interés público con afectaciones sociales a gran escala. Además, el mural es en últimas una crítica al Estado colombiano ante la violación sistemática de derechos humanos.

“Así, luego de realizar el análisis objetivo expuesto, se reitera que el mensaje es de interés público; se relaciona con las responsabilidades de una persona que ejerce mando en el Ejército Nacional; no carece en absoluto de sustento en las investigaciones judiciales que actualmente se adelantan, y no se traduce en afirmaciones vejatorias o desproporcionadas”, concluye la corte.

Según informes de la JEP, el general Marcos Evangelista Pinto estuvo, entre 2007 y 2009, al mando del Batallón de Infantería N.27 “Magdalena”. A la fecha, se han presentado 27 versiones voluntarias provenientes de miembros del batallón y 36 personas se han acreditado como víctimas de las órdenes dadas por Pinto en el marco de su cargo militar.

En redes sociales, usuarios recibieron de buena manera la decisión de la Corte Constitucional:

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?